Bajo el slogan "No anorexia", el drama de esta enfermedad llegó con toda su crudeza a los carteles publicitarios de las calles italianas y desde allí a la opinión pública a través de la foto de una chica que pesa tan sólo 31 kilos, elegida para la ilustrar la campaña de la marca de moda "Nolita" que intenta sensibilizar sobre este problema.

Un esqueleto viviente
En el próximo número de la edición italiana de la revista Vanity Fair, Isabelle Caro, la joven francesa de la polémica fotografía cuenta su dramática historia. “Ahora me quiero mostrar sin miedo, aunque sé que mi cuerpo causa repugnancia”, dice.
La joven admite que decidió posar para que la gente sepa y vea lo que realmente es la anorexia y explica los problemas familiares que la empujaron a dejar de comer y a quedarse en 31 kilos, con consecuencias físicas como la psoriasis y la hipertricosis lanuginosa (manchas negras en la piel).
"Me escondí durante mucho tiempo. Ahora me quiero mostrar sin miedo, aunque sé que mi cuerpo causa repugnancia. Los sufrimientos físicos y psicológicos que sufrí sólo pueden ser de ayuda a quien también cayó en la trampa de la que yo estoy intentando salir", afirma Caro.
Reacciones:

Popular Posts

FeedBurner

Text Widget